16 y 26, los días negros para las pymes argentinas

La presión tributaria en la Argentina es del 30 por ciento del PBI y la mayoría de los empresarios pymes tienen que optar por las moratorias para poder sobrevivir

 

La Argentina es el país del mundo con mayor presión tributaria y, según un estudio del Banco Mundial y la consultora PwC, se necesitan 312 horas para pagar todos los impuestos.Un escenario especialmente difícil para las micro, pequeñas y medianas empresas que en muchos casos terminan envueltas demoratoria en moratoria.

El mapa impositivo está compuesto por cerca de 100 impuestos entre nacionales, provinciales y municipales y las alícuotas suelen ser altas, al nivel de países desarrollados, debido a la elevada tasa de evasión impositiva. Pareciera un nudo gordiano y por eso muchos analistas piden un esquema que reduzca drásticamente el número de impuestos, como el caso del economista Fausto Spotorno que considera que un “gran monotributo”aumentará el número de contribuyentes y ayudará a blanquear la economía.

Según el Ministerio de Hacienda comandado por Nicolás Dujovne, la presión tributaria es de 30,34 por ciento del PBI. Los estudios internacionales que ponen a la Argentina al tope del ranking de impuestos y contribuciones obligatorias, establecen que son las naciones de origen árabe en donde menos se paga impuestos. Entre ellas, Qatar, Kuwait, Bahrein, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

América del Sur es la región donde se paga más impuestos, pero Argentina tiene una tasa total de 106 por ciento muy lejos del 69,8 por ciento de Colombia, 68,4 por ciento de Brasil, 41,8 por ciento de Uruguay, 35,6 por ciento de Perú o 33 por ciento de Chile.

El costo impositivo salarial también es muy elevado respecto a la media de América Latina: en Argentina el promedio es de 34,6 por ciento cuando la media del subcontinente es de 21,7 por ciento, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE). Sin embargo, en el principal socio del Mercosur la tasa no está tan lejos pues se ubica en el 32,2 por ciento, mientras que en Colombia y Uruguay ronda el 30 por ciento.

Con esta gran carga impositiva no sorprende que sea alto el número de pymes que tenga que recurrir a los planes de regularización para poder cumplir con las obligaciones fiscales. Y para varios empresarios del sector, los días 16 y 26 de cada mes,cuando la AFIP realiza el débito directo de sus cuentas bancarias, se convierten en fechas críticas, que muchas veces desearían que se borraran de sus calendarios.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *