Bares notables, en la lona

Efecto pandemia. peligra la continuidad de estos emblemáticos establecimientos

M ientras que en algunas provincias argentinas como Mendoza, Salta y Jujuy ya reabrieron los bares con protocolos estrictos y, por lo tanto, el característico hábito nacional de tomar un café ya se recuperó; en el AMBA (donde hay otra realidad absolutamente opuesta en cuanto al ritmo de contagios del coronavirus) parece que ese hábito tendrá que esperar. Algunos locales de los considerados «notables» cerraron sus persianas y otros encontraron en la crisis nuevos perfiles que jamás hubieran imaginado antes.

De los 80 bares notables de Capital, uno de los primeros en poner las sillas sobre sus coquetas mesas para siempre fue la confitería del tradicional Hotel Castelar. La Flor de Barracas siguió los mismos pasos en el último mes. El combo letal fue la falta de ventas con el pago de alquileres, salarios, luz, gas, agua y los impuestos. Hubo ayuda oficial que no llegó a tiempo. Son cierres que duelen, pero no los únicos. Una encuesta que realizó la Unión Industrial, por ejemplo, reveló que el 57% de las empresas de ese sector encuestadas dijo que no llegó a pagar sus impuestos y, por supuesto, esta situación complica muchísimo las cuentas fiscales de la Nación, así como también las de las provincias y los municipios, que, en definitiva, tienen una frazada muy corta a la hora de ayudar a los sectores afectados por la falta de actividad económica.

Otro estudio del Observatorio Pyme recalcó que el 60% del sector tuvo acceso a los planes gubernamentales para poder pagar los sueldos (ATP) y un 42% de las empresas fue aceptado para acceder a créditos con tasa del 24%. Pero la ayuda no fue ágil en muchísimos otros casos. «Nunca necesité un préstamo bancario en 15 años, la única vez que le pedí al banco con el que opero desde que inauguré fue ahora y me dijo que no tenía ingresos suficientes; y, claro, ¡estamos en pandemia y por eso le pido un crédito!», contó enojado y resignado Cristian Caram, dueño de Madero Tango y también titular del Movimiento de Pequeñas y Medianas Empresas (MoPyme), desde donde promueven que los gobiernos nacional y porteño suspendan los pedidos de quiebra por un año y los pagos de alquileres por seis meses.

Volviendo a los bares, para otros «notables» un cambio de cosmética llegó justo a tiempo para evitar el cierre. Est es el caso, por ejemplo, de la tradicional y coqueta La Biela, en Recoleta, donde el corazón del negocio pasó siempre por estar sentado ahí, pero como ahora la situación sanitaria no lo permite, empezó a vender con delivery. La modalidad del «take away» (vas, comprás y te lo llevás a casa) también se instrumentó en otro tradicional de Palermo, Tabac. Los comerciantes dicen que esta estrategia de venta es un parche, porque equivale sólo al 5% de la facturación habitual, pero, como dice el refrán, «peor es nada».

https://www.cronica.com.ar/edicionimpresa/Bares-notables-en-la-lona-20200530-0059.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *