MoPyME presentó al gobierno medidas para aliviar la crisis del sector: «Las PyMes no podemos más»

El ecosistema PyME está viviendo una situación crítica y se necesitan soluciones urgentes
del Estado. Por eso, desde MoPyME, presentamos a Alberto Fernández, presidente de la
Nación Argentina, y al Honorable Congreso de la Nación, una carta firmada por nuestro
titular, Cristian Caram, con cuatro medidas tan urgentes como fundamentales para proteger
el sector y activar su funcionamiento.

El objetivo central de esta iniciativa es que los comercios y MiPyMEs del país puedan
sobrellevar este delicado periodo
y tratar de garantizar su supervivencia, en un contexto de
profunda crisis ocasionado por el COVID-19 y agravado por las restricciones extremas de la
cuarentena.

Por eso, proponemos:

  1. La SUSPENSIÓN del pago de alquileres durante 6 meses: Hoy un negocio sin funcionar
    NO puede pagar el alto costo del alquiler. Únicamente seguirán pagando si los propietarios
    usan esa renta para cubrir sus necesidades básicas o las de su familia.
  2. La SUSPENSIÓN del pago de servicios por 6 meses: El congelamiento de las tarifas y la
    prohibición de cortes de suministro fue un alivio pero sigue siendo imposible pagar el total
    del importe sin tener ingresos.
  3. La SUSPENSIÓN de pedidos de quiebras por 12 meses: Los acreedores NO van a poder
    pedir la quiebra de ninguna Pyme que haya entrado por la pandemia en estado de cesación
    de pagos.
  4. SUSPENSIÓN de sentencias por juicios laborales por 12 meses. Las PyMEs NO pueden
    asumir más compromisos en este escenario, por eso proponemos que la ejecución de
    sentencias laborales se posterguen por 1 año. Queremos evitar la generación de nuevas
    obligaciones en el escenario existente que hagan imposible la recuperación de un
    comerciante, profesional, trabajador independiente, micro, pequeña y mediana empresa.

Reconocemos que la propagación de la pandemia del COVID-19 requirió de medidas
excepcionales para ser atenuada. La cuarentena ha demostrado resultados satisfactorios
para combatir el virus. Sin embargo, casi 100 días después, la suspensión de las actividades
económicas y productivas genera que los recursos para la vida diaria se hayan agotando casi por completo y que muchas empresas o actividades comerciales hayan cerrado ya o estén en proceso de hacerlo.

Para el universo que representamos se evidenció la intervención del Gobierno Nacional con
programas de mayor o menor impacto, mayor o menor eficacia, pero desde nuestra óptica
es demencial pretender que el Estado reemplace al sector privado durante un período
prolongado como el que se va a necesitar.

En virtud de lo expuesto, entendemos que produciría un altísimo impacto favorable si se
determinara, lo que hemos dado en llamar, una REPROGRAMACIÓN PARCIAL Y
TRANSITORIA DE LOS VÍNCULOS ENTRE PRIVADOS.

Hoy más que nunca, necesitamos acompañar y proteger a todo el ecosistema PyME. ¿Hasta
cuándo nos vamos a preparar para contener el coronavirus? ¿Cuándo vamos a “encender
la economía”?
Los invitamos a ayudarnos a hacer realidad las medidas propuestas y a conocerlas mejor, sumándose a la causa con su firma, aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *