Una arquitecta que innova la tradición familiar

Dentro de un mercado inmobiliario muy competitivo, la empresaria arquitecta Ana Rascovsky, junto a su estudio PLANTA, eligió ofrecer emprendimientos originales, personales y flexibles

Ana Rascovsky forma parte de una familia de arquitectos, pero fundamentalmente es una apasionada de la arquitectura. Se podría decir que es una “cazadora” de terrenos raros, de esos que, a priori, nadie querría comprar. Ideó en el barrio de Núñez un edificio todo aterrazado para ganar metros cuadrados y “vivir” en sintonía con el exterior. En su largo camino además de construcciones a gran escala también diseñó objetos: un sillón de cartón corrugado sólido y cómodo que viene para armar y un “nido” de mimbre para hamacarse, colgado de un árbol, entre otros. Ana Rascovsky es inquieta e innovadora.

“Me encanta la arquitectura, el emprendedorismo, lograr un producto que esté bueno y que se venda. No sólo la arquitectura como un servicio, sino como una propuesta.  A mí me interesa siempre hacer algo personal y diferente.y ofrecer un diferencial a la arquitectura comercial y también a la ciudad  Y de eso hay poco. Es un amor por el diseño, la arquitectura y la ciudad

Vengo de una familia de arquitectos .Mi madre es arquitecta,y es muy rigurosa en su arquitectura y en su forma de construir: las cosas tienen que estar bien hechas.  Mi abuelo, Alfredo Joselevich, era arquitecto ,(su 1er edificio es el Comega) y mi bisabuelo era ingeniero- trabajo en la torre Eiffel . Es una herencia muy fuerte”.

Ana Rascovsky comparte su estudio PLANTA con su socia y madre, Irene Joselevich,  dirigiendo un equipo de cuatro arquitectas: “Es un reducto de mayoría femenina ”, bromea, justo en una industria con supremacía masculina.

-¿Cómo es trabajar en familia?, ¿cuál es la clave para organizar una pyme familiar?

Es complejo a veces. Con Iván, su marido cineasta ,(que junto con Facundo de Falco tiene la desarrolladora Refugio) no discuto mucho, con mi madre en algún momento nos matamos, pero  sobrevivimos…  hay mucha confianza. Siendo  estudiante  trabajé en su estudio, me fui a estudiar afuera durante 5 años y cuando volví trabajamos juntas un tiempo. Luego me independicé y cada una tenía sus obras pero naturalmente se fue dando que  trabajáramos cada vez más cerca. Y ahora nos asociamos. Somos muy diferentes y coincidimos en algunas cosas, pero lo bueno que tiene el trabajo conjunto es que cada cual pelea por lo que quiere, y el resultado es siempre mejor que cada una independientemente .

La división de roles es esencial. Tuvimos la suerte de conocer a Sabrina (por Sabrina Landesman ,nuestra coach, que fue de enorme ayuda) .Nos enseñó la división de roles, porque al principio hacíamos todo juntas y se mezclaba lo profesional con lo familiar.Entendimos que yo soy buena en una cosa y ella en otra y debíamos separar el trabajo de la relación familiar   Lo bueno de trabajar juntas es que no hay ningún reclamo ni de horas, ni de dinero, todo eso es fácil y funciona. Nunca tenemos peleas por eso, la pelea es por el diseño.

– ¿En las comidas del domingo se habla de arquitectura?

-Sí, siempre. Y como nos gusta nunca nos molesta. Se nos va la lengua, queremos seguir hablando de eso. Igual también podemos cortar.

El Estudio PLANTA ,de Ana Rascovsky ,decidió no entrar en la veta más comercial del mercado inmobiliario, sino ofrecer productos customizados, particulares, distintos. Mantiene una relación personalizada con sus clientes y siempre busca llevar a cabo emprendimientos que se interrelacionen con la naturaleza, y  sean flexibles.

-El mercado inmobiliario está pasando por un momento complicado, ¿cómo lo están viviendo?

Ahora hay menos llamados al estudio preguntando por departamentos. Nosotros tenemos un grupo de gente que nos sigue y estamos estudiando varios proyectos futuros. Obviamente seguimos apostando a que el país de a poco recupere su estabilidad y los inversores su credibilidad .Estamos convencidas de que la inversión en propiedades fue, es y será una buena inversión En este momento la construcción en dolares ha bajado, pero los honorarios de Dirección de Obra siguen en pesos igual que la obra. Para nuestro estudio significa menor honorario. Pero siempre apostamos a un mejor edificio y clientes felices.

-Una de las preocupaciones para las pymes y los emprendedores siempre es la falta de crédito, ¿en tu empresa como se financian?

Nosotras por ahora no construimos con créditos. -Los proyectos, por lo general, son sociedades anónimas o fideicomisos al costo. Un grupo de inversores»»,friends and family «» compran el terreno y con la venta de los departamentos va ingresando el dinero para la construcción Trabajamos con cero riesgo.

-¿Como ves este momento del país para emprendedores y para las pymes?

-Creo que siempre hay oportunidades. El país está teniendo dificultades y por algún tiempo va a seguir mal.  Nos paso varias veces de parar y no comprar un terreno y no avanzar con algo porque se venía la crisis. Yo prefiero tomar esos riesgos, surfear y avanzar despacito, pero no frenar porque le hace mal a todos. Prefiero decir, vamos lento pero vamos.

– ¿Por dónde pasan los ejes de tu empresa?

Agregar valor a la arquitectura, construir con seriedad y calidad y  crear confianza y nombre en el mercado En dos palabras, agregarle valor a una obra.Tanto sea de diseño, como de una propuesta de forma de vivir el espacio.Construir con seriedad y calidad, y crear confianza y nombre en el mercado.

Encontrar un terreno en particular, pero sobre todo hacer una arquitectura que tenga una propuesta diferente. Hay muy pocos emprendimientos que consideran que el lujo  no pasa por las “barandas doradas”. Para mí, el lujo pasa por una relación con el exterior, por un espacio, un lugar que sea atractivo ,aunque sea de pocos metros cuadrados. Para mí el diseño tiene que ver con la ideología, no solamente con resolver bien una junta y que todo quede prolijo. Esto se siente,  aunque no hayas estudiado arquitectura. Entras a un lugar que tiene que ver con vos y te gusta aunque esté viejo y decaído.  Una arquitectura que proponga una forma de vida diferente, ya sea por la relación con el exterior, con un espacio flexible… De eso hay poco. En el mercado encontrás sobre todo monoambientes o viviendas para familia tipo y si no encajas ahí…

-Estás trabajando en el emprendimiento CasaGrande, en José Ignacio… ¿En Uruguay encontraste más o menos trabas que en Argentina en cuanto a permisos y demás trámites para la obra?

los tramites….

-Son diferentes, pero no sé si en uno más que otro. En Uruguay, tenés la ventaja de la importación es moneda corriente  y conseguís lo que querés en ese rubro, pero al mismo tiempo trabajar con la gente es más lento, es más conservador. Se sabe que en Uruguay se tarda más que acá. Lo que tiene de bueno Uruguay, también, es que todavía hay mano de obra y materiales artesanales  que están muy bien … En esta obra, las mamparas separadoras entre departamentos de madera no tenian la terminación que queríamos, y las vamos a cambiar por varejones de eucaliptus, (pequeñas ramas rusticas ) que alla se comercializan pero acá no hay más.

– ¿Qué opinás del nuevo Código de Planeamiento de la Ciudad de Buenos Aires?

–Trato de no matar las cosas porque en este país tenemos una crítica exhaustiva, pero la verdad es que no me gusta el nuevo código. La densificación de la Ciudad me parece bien, hace que los recursos se exploten mejor, que haya más gente viviendo por metro cuadrado, pero lo que pasa es que todo tiene menos iluminacion natural  (Con las nuevas condiciones que permiten más metros para construir y edificios más bajos) Es más chato y más ancho. Ese concepto para mí no está bueno. Además, emparejar alturas, genera calles de cañones corridos, todos iguales, pero todos en sombra. Cuando hay un dentado, pasa el sol. Y eso está bueno. La torre es una sombra puntual y va girando con el sol.  Yo no veo el problema de las torres. Los servicios no van a alcanzar sean torres o baja altura. Y hay cosas que considero positivas, por ejemplo que achiquen las medidas mínimas para los ambientes. Esto hace a que gente de menores ingresos pueda vivir en zonas mas caras. Después, habrá quien elige vivir en un lugar más chico en el centro o más grande pero alejado.

-¿Como empresaria, tenes algún deseo de desarrollar algún emprendimiento especial a futuro?

–Me encantaría construir lo que hacemos en el estudio pero en masividad. Tener mas escala. Uno de mis objetivos a largo plazo es promover una manera de vivir diferente y con mayor propuesta… Me encantaría extender mi arquitectura, de forma masiva, en el sur de la Ciudad y no hacerlo solamente para la burbuja donde me manejo. Sería demostrar que con creatividad y pensamiento es posible una vida mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *