Una Pyme que produce contenidos periodísticos.

Entrevista a Paulo Morales quien junto a Gabriel Profiti son los titulares de 4D producciones. Acaban de cumplir 10 años en el mercado y apuestan a seguir sumando productos e innovando.

 

Paulo Morales dice que todo comenzó “un poco de casualidad y jugando”, pero el crecimiento de 4D Producciones fue muy veloz. Tanto, que él mismo tuvo que ir aprendiendo del negocio sobre la marcha, con errores y obstáculos. Hoy, la productora cumplió diez años y tiene en su staff a 60 periodistas, muchos de ellos con destacada trayectoria como Marcelo Bonelli y Magdalena Ruiz Guiñazú.

Paulo trabajó por muchos años como productor en Radio Mitre y TN, por lo que el modelo central del negocio lo conocía, al menos tangencialmente. En lo que sí tuvo (y tiene) que ir explorando es en las aguas a veces agitadas que navegan muchas pequeñas y medianas empresas del país. Y hace hincapié en uno de los principales problemas que recorren a todos los rubros: el sistema impositivo argentino. “Las Pymes están atoradas de impuestos, directos e indirectos”, advierte.

Y subraya que hace falta un cambio de raíz en la cuestión: “El tema impositivo hay que reformularlo de cero. Es para mí el gran desafío del gobierno que venga, cualquiera sea. No pueden seguir estando los impuestos de la manera en que están. El Impuesto a las Ganancias no me molesta en absoluto, quizás hasta podría ser mayor en algunos casos, pero tenés que poder deducir todo lo que pagás. Eso va a promover que todo el mundo esté en blanco porque va a poder utilizar esa factura para deducir impuestos. Y no hablo solo de consumos, me refiero también a todos los demás impuestos y tasas que te cobran directa e indirectamente. ¿Cómo puede ser que para producir un programa tengamos que pagar impuestos municipales, provinciales y nacionales, y que en las tarifas de servicios también contengan un alto contenido impositivo y nada de eso lo puedas deducir de un impuesto madre? Es un modelo absolutamente confiscatorio”.

Con la incorporación de Gabriel Profiti como socio hace dos años, 4D Producciones se consolida cada vez más con su actividad de producción y comercialización de programas de radio y de televisión y de portales de noticias; media training, manejo de redes sociales y organización de exposiciones de periodistas para distintos auditorios. “Nuestro principal capital es la relación con los periodistas, la confianza que construimos con ellos. Generamos un vínculo que en la mayoría de los casos excede lo profesional, creo que nos ayuda mucho que nos ven como colegas y procedemos como ellos”, asegura Paulo. Y la trayectoria así lo confirma.

– ¿Qué perfil de periodistas convocaron para integrar a la productora?

– Cuando empezamos a hacer un poco de ruido nos dimos cuenta que lo mejor que teníamos eran los periodistas que ya conocíamos por haber sido compañeros en los medios donde coincidimos. Y ellos, muchos de los cuales estaban en otra productora, querían alguien más de confianza aunque no tuviéramos tanta experiencia en la producción comercial. Nombro a Marcelo Bonelli porque fue uno de los que más nos impulsó y ayudó en esto siendo un número 1 y nosotros recién naciendo; claramente Marcelo priorizó el vínculo de confianza periodística y personal que el comercial, donde éramos inexpertos. Ahora podemos decir, con orgullo, que estuvimos a la altura de semejante compromiso.

No fue tan fácil pero tampoco imposible, más difícil era producir periodísticamente a Néstor Ibarra, que nos pedía una exclusiva todos los días. Esto, al lado de eso es una papa. Con algo de método, cuidando mucho los costos (que es algo muy importante en este país) y no haciendo inversiones que no pudiéramos sustentar si las cosas no iban bien, pudimos empezar con los periodistas que básicamente ya conocíamos.

Lo que sucedió después fue algo que se nos fue de las manos, en el buen sentido. A esos periodistas les empezó a ir bien rápidamente con nosotros y empezaron a hablar con otros colegas que no conocíamos ni ellos nos conocían y en el transcurro de dos o tres años ya teníamos un staff de más de 30 periodistas. Habíamos pensado en diez como mucho. Eso nos hizo crecer más rápido de lo que habíamos pensado, y querido.

No nos importaba si esos nuevos periodistas eran número 1, 2 o 3, nos importaba que fueran serios y con cierto potencial, que sean buena gente, que se pueda trabajar y disfrutar. No solo tener una relación comercial sino también que haya empatía. Y creo que lo hemos logrado con el paso de los años. Con algunos se dio naturalmente, con otros costó más. Pero creo que entre todos hemos construido una gran familia. Tenemos un grupo de whatsapp al que denominamos «comunidad 4D», porque creo que un poco somos eso.

¿Cuál es su modelo de negocios?

Somos una productora integral. Cada periodista es un mundo aparte y tiene necesidades personalizadas que nosotros intentamos darle. Nuestro mayor fuerte son los periodistas de gráfica que querían hacer un programa de radio o tv y no sabían cómo hacerlo. Nosotros se lo armamos de cero y después salimos a comercializarlo. Ese es el modelo de negocio que más tenemos. Pero después hay periodistas de tv y radio que querían tener su propio portal de noticias y tampoco sabían cómo hacerlo. Lo hacemos desde el diseño y lo periodístico y después salimos a comercializarlo. Hay otro modelo de negocios que es más sencillo que es cuando un periodista ya tiene un programa y lo quiere traer a esta productora, entonces ahí nos encargamos solo de la parte comercial.

Sólo trabajamos con periodistas. No nos interesan contenidos que no sean periodísticos. Nuestro fuerte es la política, en segundo lugar el periodismo económico y después el deportivo. Intentamos producir -y no nos fue bien- programas de policiales, de temas agropecuarios, de espectáculos. Porque, evidentemente, “zapatero a tus zapatos”.

Pero estamos siempre abiertos. De hecho hemos iniciado un proyecto de un tema importantísimo como es la sustentabilidad, de la cual aprendemos también nosotros como pyme. Es interesante y es lo que se viene. Sirve para ayudar a concientizar en el tema y hacérselo llegar a la dirigencia política, con la cual tenemos mucho contacto, porque es un tema imprescindible para todos nosotros y, sobre todo, para el futuro.

– ¿Como emprendedor y empresario pyme, cuáles son los obstáculos que se fueron presentando?

Infinitos. Uno lamentablemente aprende a los ponchazos. El Estado mucho no te ayuda tampoco. La sensación que te da el Estado cuando sos una Pyme es que te quiere cobrar y después no te devuelve nada. No parece una relación pareja, parece un socio obligado que tenés que solo cobra, pero no trabaja para vos. No te devuelve nada, solo te trae problemas.

Este no es un rubro muy común, es un poco autodidacta. No hay muchas productoras (NdelE: de contenidos periodísticos) y además es un tema sensible. Es un know how que no te da nadie, vas descubriendo ciertas cosas a medida que vas avanzando y, en el medio, mientras vas aprendiendo cosas, los distintos gobiernos te la van cambiando. Entonces, planificaste una cosa y en poco tiempo, es totalmente distinta. No te da mucho tiempo a acomodarte. Tampoco hay donde averiguarlo. Vas experimentando y en base a tus errores vas aprendiendo.

Nosotros empezamos en el kirchnerismo y éramos una industria que estaba bajo la lupa. No somos Clarín, no nos tenían apuntados a nosotros, pero colateralmente nos dañaban también con cada medida que tomaban. Después con el correr del tiempo, nos enteramos de que estaba el Distrito Audiovisual de la Ciudad de Buenos Aires pero la ley está mal hecha. Entonces, la mayoría de las pymes del rubro estamos donde podemos y no en el distrito porque es una zona más cara y porque no tenemos ningún beneficio impositivo.

– ¿Cómo fue la integración de Gabriel Profiti a la productora?

Gabriel: Yo era un periodista producido por 4D. Hice veinte años de carrera periodística, los cinco últimos fui director de la agencia Noticias Argentinas (NA), y en un momento fue como una decisión conjunta que tuvimos. Sentí que mi ciclo en NA estaba cumplido y vi que la productora estaba creciendo y Paulo ya no tenía a su socio con quien terminó la relación en muy buenos términos (NdelE: Diego Corbalán, que sigue siendo uno de los periodistas que produce 4D) y nos pusimos de acuerdo en una charla en diciembre de 2016. Y a mediados del año siguiente empezamos a trabajar juntos.

Al principio me costó adaptarme porque hay muchas cosas que son parecidas a lo que venía haciendo y otras que son absolutamente distintas, pero a Paulo lo conocía hacía cinco años y sabía la clase de persona que era, entonces nos empezamos a poner de acuerdo y el laburo fue saliendo. Todavía hay cosas que maneja mucho mejor que yo porque él fundó la productora, pero me parece que es importante que tenga una rueda de auxilio y estoy haciendo eso.

¿Cuál es tu aporte desde su experiencia como periodista gráfico?

Hicimos alguna división de roles. Me puse a dirigir los portales, los jerarquizamos (son varios portales y seguimos creciendo en ese sentido) y hay todo un equipo de redactores que dependen de mí. La parte comercial la tenemos dividida y todo mi know how de gráfica lo puedo canalizar por ese lado.

Paulo: La calidad humana es muy importante pero también lo es la capacidad. A mí me sorprende lo rápido que nos pusimos de acuerdo. Los dos estábamos buscando algo parecido al revés, encajaba perfecto y era el momento justo. Lo ideal es que tu socio te complemente, no que sea igual que vos.

Nuestro principal patrimonio son los periodistas, muchos desde afuera creen que son los anunciantes y eso es un error. Obviamente que los anunciantes son importantísimos. No hay proyecto que pueda ser sustentable sin auspicios y no tenemos otros ingresos que no sean de los auspicios publicitarios porque así lo hemos decidido por una cuestión de transparencia, también. Entonces, es muy importante cultivar esa relación, pero lo es mucho más aún tener un buen producto para ofrecer que son, en este caso, los periodistas y sus programas. Nuestro capital es la relación con los periodistas, la confianza que construimos.

– ¿Cómo influyen en su labor diaria los cambios tecnológicos constantes en el ámbito de la comunicación?

La tecnología va muy adelante y lo que nosotros intentamos es no quedarnos tan atrás porque si vas intentando ir a la par, no estás asentado nunca. Conviene asentar un producto, entender para quién está dirigido ese producto, ese periodista. Y luego tener siempre asesores porque uno personalmente no puede estar al tanto de todos los cambios. Este año sumamos un equipo de redes sociales y de cuestiones digitales. También trajimos a un periodista de tecnología, esperemos que funcione bien y que podamos aprender de ello. Como aprendimos del periodista de sustentabilidad y como lo hacemos todos los días de lo que hacen política y economía.

Profiti: Teníamos como varias fichas sueltas, había community managers, programadores, redactores que a su vez subían contenidos a redes sociales, productores que también trabajan con redes sociales, entonces lo que hicimos fue generar un departamento digital y ahora están todos conectados. En general la productora, a través de cuentas institucionales o a través de lo que produce, tiene mucha más visibilidad en todo lo que es redes sociales. Para adelante, seguramente se puede crecer mucho pero ya está la base.

Paulo: En las redes sociales, como es algo tan nuevo y algo agresivo, tratamos de ir de a poco entendiendo cómo funciona cada una porque no hay un conocimiento previo. Damos pasos cortos. Siempre digo que nosotros no tenemos que generarnos quilombos, tenemos que crecer a nuestro ritmo porque si lo hacemos demasiado rápido en ciertos ámbitos quizá nos mandamos una macana y que nos cueste muy caro en nuestro prestigio y en el de los periodistas. Y las redes sociales son hoy un antro donde hay mucha gente buena, pero también hay muchas malas intenciones. La política invierte mucho dinero para hacer daño, y no solo a sus adversarios sino a los periodistas. Nosotros tenemos que tener mucho cuidado con eso. Tenemos que ir creciendo sólidamente para cuando venga un ataque, que nos va a tocar porque los periodistas investigan a la Política, y es algo que tarde o temprano pasará. Porque en este negocio no hay caperucitas, pero si uno es transparente y honesto no tiene nada que temer. Ese también, creo, es uno de nuestros principales activos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *